miércoles, 30 de mayo de 2012




PANDECTAS Y ABOGADOS

Recopilación de varias obras, especialmente las del derecho civil que el emperador Justiniano puso en los 50 libros del Digesto.
Según La RAE es el Código del mismo emperador, con las Novelas y demás constituciones que lo componen. Por ejemplo el Conjunto del Digesto y del Código.

El Digesto o Pandectas, es una obra jurídica publicada en el año 533 después de Cristo por el Emperador Bizantino Justiniano I.

Después de haber publicado el Codex o Código, que luego formaría parte de la compilación de constituciones y jurisprudencia del derecho romano desde el emperador Adriano hasta su época, conocida como Corpus Iuris Civilis, Justiniano decidió reunir en una sola obra las sentencias de los jurisconsultos clásicos, es decir que el Digesto es una recopilación de la jurisprudencia romana clásica.


Antes que esto ocurriera el Gran Cicerón que nació en Italia en el año 106 a.C. fue un gran orador, político y filósofo latino. Perteneciente a una familia plebeya de rango ecuestre, desde muy joven se trasladó a Roma, donde asistió a lecciones de famosos oradores y jurisconsultos y, finalizada la guerra civil inició su carrera de abogado, para convertirse pronto en uno de los más famosos de Roma.

Posteriormente, se embarcó rumbo a Grecia con el objetivo de continuar su formación filosófica y política.

Su carrera política fue fulgurante: en un año fue elegido edil, en el 66 a.C. pretor, cargo desde el que propulsó un acercamiento entre caballeros y senadores (concordia ordinum), y dos años después obtuvo la elección de cónsul del Senado.



Tras la batalla de Módena, Octavio Augusto se reconcilió con Marco Antonio y unió sus fuerzas con las de éste y con el ejército de Lépido se formó el segundo triunvirato (43 a.C.). Ese mismo año, Cicerón fue apresado y ejecutado.

Pues bien como dije, antes de las Pandecta, Ciceron escribio una vez que “Somos esclavos de la Ley, para poder ser Libres” (Legum servi sumus est liberi esse possimus. Cicerón. De legibusI) y el Gran Lucio Anneo Seneca, llamado Seneca el Joven, nacio en la Bética, en la actual Córdoba de España, en el año 4 a.C., fue filosofo, político, orador y escritor romano y fue reconocido por sus obras de carácter moralista, fue Pretor y Senador del Imperio Romano durante los gobiernos de Tiberio, Calígula, el tonto de Claudio y de Nerón del que fuer tutor y consejero (lo mejor de cada casa, vamos) y murió suicidándose por orden del pirómano Nerón.



Pues Seneca dejo escrito que “La Ley debe de ser breve para que los profanos puedan recordarla con facilidad” (Legen Breven esse oportet, quo facilius ab imperitis teneatur. Seneca, Epístolas, 94, 38)

Y como Cicerón y Seneca podríamos citar otros miles de testimonios de lo que crearon el Derecho actual, nuestros antepasados romanos se preocupaban muchísimo del que se puede llamar el problema “moral” del derecho. Y cual fue el resultado, pues dice Tácito que siempre en un Estado corrupto se hacen muchas leyes y se creo el derecho, legislaron y legislaron hasta el colmo, hasta dar nauseas.

No dejaron nada por hacer, durante siglos y siglos los hombres se rigieron, se rigen y se regirán por lo que ellos dejaron establecido, pero por desgracia los abogados empezaron por aquellas calendas (para los de la LOGSE  es el calendario romano, el primer día de cada mes) a tomar figura moderna:

Ni de muerte, ni veneno,
ni de violencia se trata,
pero sí sencillamente
del robo de mis tres cabras.
Yo denuncio a mi vecino
como autor de tal hazaña
el juez reclama las pruebas
pero tú solo le hablas
de la guerra de Mitridates,
de la batalla de Cannas,
y de la perfidia púnica
y su furor. No te cansas
de citar los Silas, Marios,
Mucios, con pasmarotadas
y voces. Más ¿Cuándo, Póstumo
Hablaras de mis tres cabras.

Marcial, “contra el abogado Póstumo” Epigramas VI, 19”

Cuantos imitadores tiene aún el abogado Póstumo ridiculizado por Marcial. Este autor nos da valiosos detalles acerca de la catadura de algunos abogados romanos ¿No les recuerda a muchos de los abogados que conocemos hoy en el siglo XXI? Bla, bla, bla. ¡Son 1.000 €!

Caracalla, ¿les suena este emperador?: Se llamaba Marco Aurelio Antonino Basiano, nació en Lyon en el año 186 d.C. al morir su padre Septimio Severo, no quiso compartir el poder con su hermano y lo hizo asesinar junto con la mayor parte de sus partidarios y para huir del furor del Senado, llamo al abogado Papiniano rogándole que le defendiera ante el Senado por tan ¡horrible crimen! y el celebre jurisconsulto le contesto:

“Es mas fácil cometer un fratricidio que justificarlo”

El legado más importante de su mandato fue el llamado Edicto de Caracalla o Constitutio antoniniana(212), por el cual se extendía la ciudadanía romana a todos los habitantes libres de las provincias, dicha medida, aconsejada por el deseo de acrecentar la unidad política del Imperio y de elevar los ingresos fiscales, dio un gran impulso a la romanización, al dejar al margen de la ciudadanía sólo a las poblaciones rurales y a los bárbaros instalados en las fronteras.

Y termino con lo ocurrido en un juicio haya por el mes de Julio del día y año menos pensado, se discutía cierta causa cuya defensa estaba encargada a un prolijo y aburrido abogado. Este, cuando llego su turno, empezó a hablar y hablar y pasado ya una hora aun no daba señales de terminar, paso otra hora y media más y el Presidente empezó a dar señales de cansancio que advertidas por el defensor, hicieron que parase su perorata y dijese:
- Antes de continuar, agradecería al Sr. Presidente que me asegurase que la sala sigue mi argumentación – Y el Sr. Presidente, bonachón, le respondió:
-Crea Sr. letrado, que este tribunal ha seguido hasta aquí con vivo interés su oración forense y que le seguirá de la misma manera de aquí en adelante, pero por mi parte debo de advertir al Sr. letrado que solo podré hacerlo por poco tiempo, pues en Noviembre espero la Jubilación - - Puede continuar –

Un saludo muy cordial



4 comentarios:

  1. Interesante post el de hoy,Nada meno que los pensamientos de Seneca,Ciceron.Cuanto bien nos iria si hubieran en nuestro pais tales hombres.Mas lo que tenemos es pura mediocridad,un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Yo es que soy un poco raro y a mi siempre me ha gustado el latín mucho y saque en mi bachiller y en mi pre universitario 9 en latín.
    Leo mucho a lso latinos y la filosofía de Séneca, Platon San Agustín, se aprende na querer leer estos tochos que al principio parecen grandiosa y un tostón, pero se aprende mucho,y termina gustando
    Un abrazo amigo y me alegra mucho que te haya gustado, yo pensé que este post no me lo iba a leer nadie.

    ResponderEliminar


  3. He descolgado un trocito de cielo
    Para que al mírate en su espejo
    Sea la felicidad la sonrisa de tu reflejo.

    Buen fin de semana
    Sin distanciarse del optimismo
    Ni asociarse con el pesimismo.

    Un abrazo para saludarte
    Y un beso para despedirte

    María del Carmen


    ResponderEliminar
  4. Maria del Carmen es una placer una vez mas recibirte en mi blog, lo llenas de luz y resplandor.

    Ellos se ríen de mi porque soy diferente y yo me rio de ellos porque son todos iguales.

    Un beso como tu te mereces, lleno de amistad y cariño.

    ResponderEliminar