viernes, 4 de junio de 2010

EMIGRACION E INMIGRACION = SUFRIMIENTO



Primero un poco de diferenciación de términos que muchos confundimos sobre la Inmigración y la emigración:

Inmigración es la entrada a un país de personas que nacieron o proceden de otro lugar. Representa una de las dos opciones o alternativas del término migración, que se aplica a los movimientos de personas de un lugar a otro y estos desplazamientos conllevan un cambio de residencia bien sea temporal o definitivo.

Las dos opciones de los movimientos migratorios son:
1.- emigración, que es la salida de personas de un país, región o lugar determinados para dirigirse a otro distinto.
2.- inmigración, que es la entrada en un país, región o lugar determinados procedentes de otras partes. De manera que una emigración lleva como contrapartida posterior una inmigración en el país o lugar de llegada.

Los inmigrantes están considerados como indocumentados o en una situación irregular cuando no se les permite entrar, permanecer o trabajar cumpliendo las leyes del país.

De treinta a cuarenta millones de personas en el mundo viven y trabajan en países sin permiso. Aproximadamente 10.3 millones viven en los Estados Unidos y entre 7 y 8 millones viven en la Unión Europea.

En la actualidad, el tema de los inmigrantes y emigrantes indocumentados es un sujeto extremadamente emocional, utilizado muy a menudo para provocar tensiones raciales y culturales. Algunos políticos y periodistas juegan con los miedos que supone el terrorismo y relacionan a los inmigrantes con la criminalidad y hablan de "invasión".

Esta imagen se consolida por medio de las dramáticas fotos que reflejan a gente desesperada que arriesga todo por trabajar en el extranjero. Consecuentemente, las palabras "inmigrante ilegal" posee una connotación de criminal donde el inmigrante es culpable de hacer lo que los humanos han hecho siempre: cruzar las fronteras o los océanos en búsqueda de una vida mejor.

Sin embargo, la "migración ilegal" es una expresión que se utiliza a diario y que está presente en todos los medios. Por ejemplo, en los Estados Unidos, a pesar de las numerosas llamadas de atención realizadas por grupos como La Asociación Nacional de Periodistas, la palabra "ilegal" para describir a un inmigrante, sigue siendo cinco veces más común que el uso de la palabra "indocumentado".

El concepto de "migración irregular" es relativamente nuevo. Hasta hace poco la migración global no ha estado regulada y los visados y las autoridades del registro simplemente no existían. La migración no era un problema y generalmente el empleo no estaba prohibido.

De hecho, los inmigrantes y los emigrantes eran denominados como "inmigrantes espontáneos" y se solía regularizar muy fácilmente su situación una vez en el nuevo país.

La primera vez que se utilizó el término de "inmigración ilegal" fue en los años 20 cuando se empezaron a aplicar leyes en Estados Unidos para hacer frente a la inmigración europea.

Asimismo este concepto se utiliza durante los años 30, cuando las autoridades británicas calificaron la inmigración indeseada realizada por los judíos hacia Palestina como "migración ilegal".

Se volvió a hacer uso de este término de forma ocasional, especialmente en Europa durante los años 60 y 70.

Sin embargo este el concepto de "inmigración ilegal" empezará a utilizarse de manera más corriente a partir de los años 80 en adelante. Por lo tanto, el concepto de migración irregular es un fenómeno reciente que ha sido creado política y legalmente en un corto periodo de tiempo.

Sin embargo, los estudios realizados demuestran cada vez más que las leyes restrictivas tienden a generala una “ilegalidad.

¿Cómo un país es capaz de parar los flujos migratorios en una era dominada por la globalización, donde las fronteras están a abiertas a los negocios, al comercio mundial o al turismo? O, ¿cuándo los negocios se realizan por medio del lobby de los gobiernos, con el fin de facilitar la migración con el fin de tener un acceso a mercados de trabajo más baratos?.

La separación que existe entre la migración y el mundo que vivimos es la clave para poder entender la confusión que hay en torno al tema de la inmigración.

Y es que esta confusión aparece reflejada en la ley internacional, en la "contradicción fundamental en donde sólo la emigración es reconocida como un derecho fundamental (Art. 13-2 sw l Declaración Universal de los Derechos Humanos mientras que la que la inmigración se contempla como una cuestión de soberanía nacional”.

Los estados deben volver a pensar este tema dentro de un marco más global de movilidad. Si queremos ver un cambio, "el desafío inmediato es persuadir a los Estados para que traten la cuestión de la inmigración ilegal dentro del marco de los derechos humanos", así como tener en cuenta la diversidad de las realidades existentes en nuestro mundo globalizado, con el fin de reducir la miseria humana tanto en casa como en el extranjero.

“No me llames extranjero, mírame bien a los ojos, Mucho más allá del odio, del egoísmo y el miedo, Y verás que soy un hombre, no puedo ser extranjero”. Esta estrofa forma parte de una bellísima canción de Rafael Amor y que yo les recomiendo que oigan a través de la versión de Alberto Cortez y Facundo Cabral, es fácil, entran en YOU TUBE y la escuchan, yo les prometo la letra en breve.

No obstante en nuestro País antes llamado España, parajódicamente, perdón paradójicamente, el tema de Fronteras y metidos en la Alianza de Civilizaciones que lleva nuestro desconcertado Gobierno socialista, es para asustar, porque echemos una ojeada a las fronteras de esos amigos de Zapatero, presidentes dictadores donde los haya, defensores de la ¿democracia y defensores de los Derechos Humanos?.

Comentaremos brevemente las diferentes formas de cruzar una frontera clandestinamente y lo que el inmigrante puede encontrarse.

Si atraviesas ilegalmente la frontera de Corea del Norte, te caen como mínimo 12 años de trabajos forzosos (en España no porque no hay ni esos trabajos forzosos, por el paro, claro)

Si atraviesas ilegalmente la frontera de Irán, te detienen por tiempo indefinido y ya veremos que será de ti.

Si atraviesas ilegalmente la frontera de Afganistán, sin preguntarte nada te dispararan a matar.

Si por casualidad te da por atravesar la frontera de la modernísima y cosmopolita Arabia Saudí, te meten en la cárcel, hasta sabe Ala cuando.

Si te adentras a través de su murallas y cruzas la frontera China, es muy posible que jamás se vuelva a saber de ti.

Si te atreves a entrar ilegalmente en Venezuela, el amigo intimo de ZP, te acusaran de espía y tu futuro se habrá acabado. (Por que no te callas).

Y si cruzas la frontera de la libertad por excelencia, de los defensores de los Derechos Humanos, de la Libertad por excelencia y amigos íntimos de Zapatero, Moratinos y Fraga, podrías muy bien acabar con una cadena perpetua y con una gran cantidad de condenas por muchas violaciones de los derechos cubanos. Y serias un perfecto “preso político”.

Podríamos continuar con el cacique los pollos, etc., etc., pero vamos a ver la comparación con este País que nos toca sufrir y al que tanto amamos.

Si atraviesas la frontera de España, por el medio que sea, patera incluida, conseguirás:
1. Un certificado de empadronamiento
2. Un trabajo y en su caso un subsidio de paro
3. Una tarjeta de la Seguridad Social
4. Un colegio gratuito para tus hijos con presencia a los hijos de los nativos españoles, imponiendo tus derechos
5. Un montón de políticos, instituciones y medios de comunicación “progres”, te protegerán, incluso más que a los españoles.
6. Tendrán derecho a enarbolar la bandera de su país cuando te manifiestes para protestar porque no se te respeta suficientemente.
7. El derecho a utilizar los símbolos y normas de tu religión, mientras atacas a los utilizados por la mayoría de los españoles.
8. El derecho a delinquir reiteradamente sin que te encarcelen, ni te expulsen de España.

En definitiva y en determinados casos tienes el derecho de !!!VOTAR¡¡¡.
¡¡¡Me gustaría tener suficiente capacidad mental para llegar a entenderlo!!!

Feliz fin de semana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada