viernes, 2 de octubre de 2009

GENIO Y FIGURA



CAMILO JOSE CELA, fue premio Nóbel de Literatura en el año 1989, fue un hombre muy peculiar, por su forma de sentir y por su forma de decir, él sin ningún rubor decía las cosas tal como las pensaba, y no le importaba para nada, si hería o no a los que le rodeaban y lo más gracioso es que tenia una manera de decir las cosas que a muchas personas les sacaba muchas sonrisas y a veces la carcajada.

CAMILO JOSE CELA, era ingenioso, valiente, audaz, mordaz y uno de los mejores escritores que ha dado este País antes llamado España, además decía aquello que le apetecía en ese momento, por lo que algunos “mojigatos”, lo trataban mal y para mi de pura envidia, porque los ingeniosos, causamos (es broma) envidia.

Quiero que compartáis conmigo una de sus poesías, que hablan de la donación de órganos, eso a lo que todos nos deberíamos de apuntar, porque una vez muertos, ¿para que nos queremos?, se nos comerán los gusanos y alguno de estos pobres animalitos ( me refiero a los gusanos y no a estos muertos), cuando se coman alguno de los que todos conocemos, se morirán a su vez intoxicados o envenenados por la mala “leche” que tienen.

Con la donación voluntaria de órganos, todos podemos ayudar a muchas personas que podrían hacer uso de algo que a nosotros, que una vez fallecidos, no nos sirve para nada, sin embargo para ellos es darles de nuevo ilusión y ganas de vivir.

La donación es un signo de desprendimiento, de generosidad, hoy tan escasa, de solidaridad al pensar en los demás.

Animo a todos los que me lean, a ser donantes, piensen en este bien que podemos dar, ojo regalado, es un bien se nos dio a nosotros en su día gratuitamente por Dios (para los creyentes cristianos) y seguro que para otras confesiones también creen que se lo dio su Dios.

Y ya que estamos aquí vamos a sonreír con estos versos de éste gran hombre, tan difícil de trato pero tan lleno de humanidad, tan lleno de ingenio y tan lleno de mala “uva”.

Cela donó todos sus órganos, menos la boca y el culo

La Donación de mis órganos....
Quiero el día que yo muera
poder donar mis riñones,
mis ojos y mis pulmones.
Que se los den a cualquiera.
Si hay un paciente que espera
por lo que yo ofrezco aquí
espero que lo hagan así
para salvar una vida.

Si no puedo respirar,
que otro respire por mí.

Donaré mí corazón
para algún pecho cansado
que quiera ser restaurado
y entrar de nuevo en acción.
Hago firme donación
y que se cumpla confío
antes de sentirlo frío,
roto, podrido y maltrecho
que lata desde otro pecho
si ya no late en el mío.

La picha yo donaré,
que se la den a un caído
y levante poseído
el vigor que disfruté.
Pero pido que después
se la pongan a un jinete,
de los que les gusta brete.
Sería eso una gran cosa
yo descansando en la fosa
y mi picha dando fuerte.

Entre otras donaciones
me niego a donar la boca.
Pues hay algo que me choca
por poderosas razones.
Sé de quien en ocasiones
habla mucha bobería;
chupa lo que no debía
y prefiero que se pierda
antes que algún comemierda
mame con la boca mía.

El culo no donaré,
pues siempre existe un confuso
que pueda darle mal uso
al culo que yo doné.
Muchos años lo cuidé
lavándomelo a menudo.
Para que un cirujano boludo
en dicha trasplantación
se lo ponga a un maricón
y muerto me den por el culo.

Genial, sincero y muy profundo y yo por miparte lo aprovecho la poder un día más con los amigos.

Feliz fin de semana





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada